martes, 25 de noviembre de 2008

Carta de una criatura a madres y padres del mundo

Carta de una criatura a madres y padres del mundo:
No me déis todo lo que os pido,
porque a veces ni yo mismo sé muy bien qué es,
pero cuando no me lo déis decidme por qué.
No me gritéis. Os respeto menos cuando lo hacéis y me enseñáis a gritar a mí también.
Y yo no quiero hacerlo.
No me déis siempre órdenes.Si en vez de órdenes, a veces me pidiérais las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.
Cumplid las promesas, buenas o malas.Si me prometéis un premio, dádmelo; si es un castigo, también (pero mejor si no usáis nada de eso).
No me comparéis con nadie, especialmente con mi hermana o mi hermano.Si me hacéis sentir mejor que otras personas, alguien va a sufrir y si me hácéis sentir peor, seré yo quien sufra.
No cambiéis de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer.Decidid y mantened esa opinión.Dejadme valerme por mi cuenta.
Si hacéis todo por mí, nunca podré aprender.
No digáis mentiras delante de mí, ni me pidáis que las diga de vuestra parte, aunque sea para sacaos de un apuro.Me hacéis sentirme mal y perder la fe en lo que me decís.
Cuando hago algo malo, no me exijáis que diga el por qué lo hice.A veces ni yo lo sé.
Cuando os equivoquéis en algo, admitirlo y os tendré en mayor consideración. Así me enseñaréis a admitir también mis equivocaciones.
Tratadme con la misma amabilidad y cordialidad con que tratáis a vuestras amistades.Porque seamos familia no quiere decir que no podamos tener también una relación "amistosa".
No me digáis que haga una cosa que no hacéis.Aprenderé siempre lo que hacéis aunque no lo digáis.Pero nunca haré lo que decís que hay que hacer y no lo hacéis.
Cuando os cuento un problema mío, no me digáis "no tengo tiempo para bobadas", o "eso no tiene importancia".Tratad de comprenderme y ayudarme.Y queredme. Y decídmelo.A mí me gusta oíros cómo me lo decís, aunque no creáis necesario decírmelo.Os quiereJ.J. Brunet (Texto adaptado)

1 comentarios:

Carmen Julia dijo...

Gracias Toño
Creo que nos hace reflexionar a todos.
Un abrazo